LDS Emergency Preparedness

Be Prepared, Not Scared!

A Los Hombres del Sacerdocio

Posted by Elise on January 2, 2010

PRESIDENTE GORDON B. HINCKLEY

Liahona, noviembre, 2002 

Hermanos, los exhorto nuevamente sobre la importancia de la independencia económica de todo miembro y familia de la Iglesia.

Ninguno de nosotros sabe cuándo puede ocurrir una catástrofe.  Las enfermedades, los accidentes y el desempleo pueden afectar a cualquiera de nosotros. 

Tenemos un programa grandioso de bienestar, con instalaciones para esos casos, como silos de granos en varios lugares. Es importante que lo hagamos; pero el mejor lugar para tener algunos alimentos guardados es dentro de nuestra casa, junto con un poco de dinero ahorrado. El mejor programa de bienestar es el nuestro propio. Cinco o seis botes o latas de trigo en casa valen más que una gran cantidad de éste en el granero de bienestar.

No estoy prediciendo ningún desastre eminente, y espero que no haya ninguno. Pero la prudencia debe gobernar nuestra vida. Todo aquel que es dueño de una casa reconoce la necesidad de contar con una póliza de seguro contra incendios.  Esperamos y oramos que no haya nunca un incendio; sin embargo, pagamos igual la póliza para estar cubiertos en caso de que éste ocurra.

Debemos hacer lo mismo en lo que se refiere al bienestar familiar.

Podemos comenzar modestamente.  Empezar por almacenar alimentos para una semana e ir poco a poco aumentando a un mes y después a tres.  Hablo de alimentos para cubrir las necesidades básicas. Como todos sabemos, ese consejo no es nuevo, pero temo que muchos piensen que el almacenamiento de alimentos para largo plazo esté tan fuera de su alcance, que no hagan ningún esfuerzo al respecto.

Comiencen poco a poco, mis hermanos, y gradualmente diríjanse al logro de un objetivo razonable. Ahorren un poco de dinero en forma regular y se sorprenderán de cómo se acumula.

Líbrense de las deudas y del terrible cautiverio que ellas traen consigo.

Oímos mucho acerca de segundas hipotecas, y ahora me dicen que hay terceras hipotecas.

Contrólense en lo referente a gastar, a pedir prestado, en conductas que llevan a la bancarrota y a la desesperación que ésta trae consigo.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

 
%d bloggers like this: